Qué es DAS Lugo?
Pues con este acrónimo nos referimos a la Delegación de Apostolado Seglar de la diócesis de Lugo.
Pero lo principal es señalar las características y la misión de esta Delegación:

La Delegación diocesana de apostolado seglar hemos de encuadrarla dentro de la Curia diocesana. “La Curia diocesana consta, según el Código de derecho canónico (c. 469), de aquellos organismos y personas que colaboran con el obispo en el gobierno de toda la diócesis, principalmente en la dirección de la actividad pastoral, en la administración de la diócesis, así como en el ejercicio de la potestad judicial.”

  • Ayuda al obispo en el gobierno de TODA la diócesis.
  • En las tres direcciones: pastoral, administrativa y judicial.
  • La dirección de la acción pastoral es un elemento completamente nuevo que en el Código anterior no se recogía.
  • Ayudando al Obispo en la concepción, elaboración y realización de cualquier iniciativa apostólica, la curia diocesana se convierte en el verdadero corazón de la Diócesis.

Dentro de esta sección pastoral existen diversos campos específicos, como Enseñanza, Catequesis, Liturgia, Misiones,… y Apostolado Seglar. Todos ellos con la misión de hacer que cada uno de los seguidores de Jesús puedan ir viviendo en plenitud su ser creyentes.

Cabe resaltar que este organismo no está constituido únicamente por el representante del obispo, sino por un equipo o comisión, de composición variable, con este cometido.

El documento de la Conferencia Episcopal Española, CRISTIANOS LAICOS, IGLESIA EN EL MUNDO, al hablar de las Delegaciones Diocesanas de Apostolado Seglar en el n° 110, Pág. 81, más que dar una definición de las mismas hace una enumeración de sus fines y funciones. Dice así:
“Las delegaciones diocesanas de apostolado seglar y de sector pastoral- Familiar, Juventud, Pastoral Obrera…-cualquiera que sea la forma establecida en las diócesis, son y han de ser cauce de:
a) comunicación y diálogo con el ministerio pastoral e inserción en la Iglesia particular de las asociaciones, comunidades, movimientos e iniciativas y experiencias de apostolado seglar y de sector;
b) animación y promoción de la acción evangelizadora general y en el sector;
c) comunión, colaboración y coordinación de todas las asociaciones, movimientos e instituciones, especialmente, del correspondiente sector pastoral.
La participación de los laicos en estos organismos de la Iglesia particular ha de alcanzar el protagonismo que se debe conceder a los laicos y que exige la acción evangelizadora de la Iglesia en los distintos ámbitos.”